Biobío: Junaeb entrega por primera vez telescopios biópticos a estudiantes de baja visión

La ayuda óptica es un instrumento de alta tecnología que le permitirá a los estudiantes con baja visión mejorar su rango visual.

Ignacio Ibieta, es uno de los tres estudiantes con baja visión de la región del Biobío, del programa Servicios Médicos de Salud del Estudiante de Junaeb, que recibió en compañía de su mamá un telescopio bióptico, instrumento de alta tecnología que mejorará su rango visual impacto directamente en su calidad de vida.

Esta ayuda óptica es considerado como la mayor tecnología en ingeniería que se ha logrado en telescopios, ya que se logró modificar un telescopio común alargado manual a un instrumento que se puede utilizar de manera permanente, otorgándole mayor comodidad a quien lo usa.

Ignacio cursa segundo año medio, por su patología ocular utiliza ayudas ópticas como atril y telescopio manual del programa baja visión de Junaeb, para él este nuevo instrumento con mayor tecnología es fundamental para mejorar su calidad de vida. “Me va a ayudar bastante a solucionar mis problemas de visión, ya que podré ver de mejor manera las cosas que están más lejos de mí. Con el telescopio manual tenía que estar constantemente usando mis brazos y manos para poder ajustarlo y ahora voy a poder estar mucho más cómodo para realizar todas mis actividades y ver los objetos a mayor distancia”.

En tanto, Abigail Carrillo, mamá de Ignacio, valoró la entrega de este beneficio para su hijo. “Estoy muy feliz por esta ayuda para mi hijo, ya que para él será mucho más fácil su día a día. Él ya había recibido otros instrumentos anteriormente para su baja visión pero este telescopio bióptico en particular le ayudará a trasladarse de mejor manera, estudiar mucho más cómodo”.

En la región del Biobío son 3 estudiantes beneficiados con esta tecnología, así lo destacó el Seremi de Educación, Fernando Peña. “Estamos muy contentos porque por primera vez en la región contamos con esta ayuda óptica en particular, tecnología que incluso se diseña en la NASA en Estados Unidos y que le va a permitir a los alumnos poder realizar su proceso de aprendizaje de mejor manera, sabemos que ayudan a acortar las brechas del sistema escolar y también sabemos que es un paso importante en calidad de vida para los estudiantes y sus familias”.

En Servicios Médicos de Junaeb, surge en el área oftalmológica, la Baja visión como una condición presente en la población escolar chilena, que de ser abordada oportunamente, con el equipo humano y las ayudas ópticas adecuadas, puede ofrecer a estos alumnos y alumnas la posibilidad de desempeñarse en actividades de la vida diaria de manera autónoma y mantenerse en la trayectoria educativa, pudiendo avanzar incluso hasta la educación superior, así lo destaca Jorge Albistur, Director Regional (S) de Junaeb. “Nuestro compromiso está con los y las estudiantes de la región para su bienestar integral, en esta oportunidad estamos entregando un nuevo beneficio dentro de las ayudas ópticas que ya otorgamos de manera regular, justamente buscando siempre las mejores tecnologías para los alumnos y así llegar de manera oportuna para que puedan potenciar su desarrollo educativa y calidad de vida”.

Por su parte George Hammersley, prestador de baja visión indicó “en esta oportunidad estamos otorgando un instrumento con mayor tecnología para estudiantes que como Ignacio necesitan un mayor apoyo para desenvolverse con mayor comodidad. Con esta tecnología de telescopio biótico norteamericano donde se logró incluso considerar tecnología de la NASA para fabricarlo, para poder transformarlo en este lente que es mucho más liviano, en el cual puede enfocar para ver mucho más nítido desde 30 cm de distancia y acercar hasta seis veces, es decir, su visión la multiplica por seis. Este programa es uno de los pocos países en el mundo que entrega estas ayudas ópticas a sus estudiantes con baja visión”.

Los alumnos son parte del área de baja visión del Programa Servicios Médicos de Junaeb, quienes reciben estos instrumentos que ofrecen la posibilidad de que se puedan desempeñar en actividades de la vida diaria de manera autónoma y mantenerse en la trayectoria educativa. Para este 2020 se proyecta la atención de 98 estudiantes en el área de baja visión.